La Vanguardia, 28/03/2018

Las empresas que quieran ser innovadoras deben cambiar su cultura, entendida como sus procesos y la comunicación que se establece entre sus empleados, para hacer que los trabajadores innoven de forma permanente.