Salario emocional: coronavirus, confinamiento y emociones

Las emociones son una de las pocas cosas que nos unen a todos y su valor en los puestos de trabajo ha aumentado durante la crisis del Covid-19.

Las personas podemos medir más o menos, ser hombres o mujeres, más adultos o infantiles, ricos o pobres, de cualquier religión, signo político, raza y otros temas personales, pero hay varias cosas que nos unen totalmente y una de ellas son las emociones.

La influencia que está teniendo esta situación de confinamiento, de tensión, de sobrecarga si estas en la primera fila, de incertidumbre e, incluso, de ambigüedad impacta en nuestra emocionalidad sin lugar a duda.

Las personas hoy necesitamos mucho más que nunca, lo que yo llamo salario emocional. El estrés es la consecuencia de diversos factores, y con mucha más frecuencia de la que pensamos son las mencionadas incertidumbre y ambigüedad. Estos dos factores nublan la vista y nos quitan el horizonte que es el futuro de nuestro campo visual, pues nos preocupa el presente más que nunca; como mucho el hoy y el pasado mañana… pero ya ni siquiera la semana próxima. Y más con los anuncios cada dos semanas de ampliación del confinamiento.

Pero ¿en qué consiste el salario emocional? No existe una píldora azul, mágica y aplicable a todas las personas y circunstancias, pero sí que existen algunas claves importantes y comunes a todos.

 

Si te interesan nuestros artículos visita nuestra Sala de Prensa. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.